Nuestro sentir

Los niños y niñas tienen derecho a una educación de calidad desde que nacen. En el contexto actual ya sea por decisión o necesidad, las familias deben poder contar con espacios institucionales educativos en los cuales sus hijos e hijas desde edades tempranas puedan crear vínculos de afecto y respeto, puedan desplegar al máximo sus posibilidades de aprendizaje y socialización y tengan la oportunidad de acceder a propuestas pedagógicas significativas.

Para todo eso el Jardín Maternal es un buen lugar. Es el primero donde el niño o niña se relaciona más allá de su entorno familiar. Es el comienzo institucional de su proceso educativo. Como pilares de nuestra forma de trabajo priorizamos la contención afectiva, la construcción de sentimientos de seguridad y sostén durante estos primeros pasos y la relación personal, afectiva y única que intentamos establecer con cada uno/a de los nenes, nenas  y sus familias. Estamos seguras que es en la construcción de un clima agradable, sano y generador de crecimientos donde se afianzan y favorecen los procesos de aprendizaje.